¿Qué es el Internet de las Cosas?

El Internet de las Cosas se refiere a un concepto que ha tomado un gran auge en la medida que más objetos y dispositivos se conectan en Internet. Se basa en el planteamiento de que los objetos que nos rodean estén interactuando con la red de redes de alguna forma y de manera autónoma e independiente.

 

En la actualidad muchas “cosas” se conectan a Internet: consolas de videojuegos, tabletas, computadoras, teléfonos celulares, autos, e, incluso, algunos electrodomésticos, como refrigeradores. Pero la idea es ampliar el espectro y que más objetos se incorporen, como lo son sensores de temperatura y humedad, controladores de energía, medidores de agua, y muchos otros más.

 

Esta definición empezó a tomar auge luego de que Kevin Ashton, un pionero inglés de la tecnología, comenzó a hablar del “Internet de las Cosas” en el Auto-ID Center del MIT, donde se realizaban investigaciones en el campo de la identificación por radiofrecuencia en red (RFID) y tecnologías de sensores[1].

 

A continuación, un extracto de su artículo “Esa cosa del “Internet de las Cosas” publicado en el RFID Journal que resume su visión:

 

“Los ordenadores actuales —y, por tanto, Internet— son prácticamente dependientes de los seres humanos para recabar información. Una mayoría de los casi 50 petabytes (un petabyte son 1,024 terabytes) de datos disponibles en Internet fueron inicialmente creados por humanos a base de teclear, presionar un botón, tomar una imagen digital o escanear un código de barras. Los diagramas convencionales de Internet … dejan fuera a los routers más importantes de todos, las personas. El problema es que las personas tienen tiempo, atención y precisión limitados, lo que significa que no son muy buenos a la hora de conseguir información sobre cosas en el mundo real, y eso es un gran obstáculo. Somos cuerpos físicos, al igual que el medio que nos rodea ... No podemos comer bits, ni quemarlos para resguardarnos del frío, ni meterlos en tanques de gas. Las ideas y la información son importantes, pero las cosas cotidianas tienen mucho más valor, aunque la tecnología de la información actual es tan dependiente de los datos escritos por personas que nuestros ordenadores saben más sobre ideas que sobre cosas. Si tuviéramos ordenadores que supieran todo lo que tuvieran que saber sobre las “cosas”, mediante el uso de datos que ellos mismos pudieran recoger sin nuestra ayuda, nosotros podríamos monitorizar, contar y localizar todo a nuestro alrededor, de esta manera se reducirían increíblemente gastos, pérdidas y costos. Sabríamos cuando reemplazar, reparar o recuperar lo que fuera, así como conocer si su funcionamiento estuviera siendo correcto. El Internet de las Cosas tiene el potencial para cambiar el mundo, tal y como hizo la revolución digital hace unas décadas, tal vez incluso hasta más”. [2]

 

El Internet de las Cosas es un concepto nuevo que está tomando mucha fuerza. No dejes de estar preparado e incorpora un #SuperInternet de calidad. Tal vez tengas muchas cosas, pero sin un buen Internet te perderás del potencial de esta tendencia.

 

[2] Kevin Ashton: That 'Internet of Things' Thing. In: RFID Journal, 22 July 2009. Retrieved 8 April 2011. Traducción vía Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Internet_de_las_cosas

 

 

Compartir este Artículo en: